lunes, 16 de enero de 2017

VIRGILIO, Eneida, IV, 648-660

Traemos un fragmento del Libro IV de la Eneida de Virgilio. 

Resumen del Libro IV.

El Libro cuarto de la Eneida es el famoso libro de los amores de Dido y Eneas. Comienza cuando la reina Dido abre su corazón a Ana, su hermana del alma, y le expone su terrible dilema: se ha enamorado del héroe troyano, pero aún respeta la memoria de Siqueo, su primer marido ya muerto por culpa de las intrigas del hermano de Dido, Pigmalión.

Animada por las palabras de su hermana, que le reprocha el haber rechazado ya a otros pretendientes africanos, Dido rompe todos los lazos del pudor y se entrega a una ardiente pasión por Eneas. Juno y Venus, por razones bien distintas, acuerdan propiciar la unión de Dido con Eneas y unir a los dos pueblos. Salen los héroes de cacería; protegidos en una cueva de una repentina tormenta, se consuma su himeneo.

Instigado por las súplicas de Yarbas, rey de los getulos a quien Dido había despreciado, Júpiter envía a Mercurio para que recuerde a Eneas el objetivo de su misión y le reproche su abandono. Prepara entonces en secreto la partida, pero Dido lo descubre e intenta convencerle de mil maneras para que se quede a su lado. Al no conseguirlo, la reina decide quitarse la vida y maldecir para siempre a Eneas y a su pueblo. Parten las naves troyanas mientras asoman por encima de las murallas las llamas de la pira de Dido. 

El fragmento recoge el momento en el que Dido, abandonada por Eneas evoca los últimos recuerdos gratos de su amor y, tomada ya su decisión, pronuncia sus últimas palabras.

Escuchamos el fragmento:


Ahora repasamos la letra:

No hay comentarios:

Publicar un comentario